logo

Respeto para la Vida

El Departamento de Respeto para la Vida dirigida por Jennifer L. Briemann, promueve el derecho a la vida como el primero y el más fundamental de los principios de los derechos humanos; Este principio es el que lleva a los católicos a trabajar activamente por un mundo que respeta profundamente la vida humana y con un compromiso grande por la justicia y paz. La sociedad sufre cuando faltamos al respeto a la vida humana en cualquier etapa, ya sea se trate de una mujer anciana con necesidad de atención médica, un adolescente en estado de coma, un niño por nacer en el vientre de su madre, o un pequeño embrión en una probeta. El Departamento de Respeto para la Vida trabaja en los temas que afectan el valor inherente y la dignidad de la vida humana en todas sus etapas: temas departamentales incluyen iniciativas que afectan la vida antes de nacer, a las personas acercándose al fin de la vida, y a los que son incapaces de tomar decisiones médicas por sí mismos. El Departamento también colabora con el Departamento de Justicia Social y Económica sobre cuestiones que afectan a las mujeres embarazadas con necesidades, personas con discapacidades, y a las víctimas del tráfico de seres humanos. Las políticas públicas de Maryland deben de proteger a la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, con énfasis especial en la protección de los miembros de las comunidades marginadas en nuestra sociedad. En concreto, las políticas públicas deben tratar de: • Velar por la seguridad y el apoyo de las mujeres y los niños (especialmente aquellos que enfrentan embarazos difíciles),
 
• Proteger a los enfermos y los ancianos de los esfuerzos que artificialmente aceleran el empeoramiento físico, o aminoran los esfuerzos que les dan la oportunidad de tratamientos médicos que salven vidas, y,
 
• Asegurar que las poblaciones más vulnerables de la sociedad siguen protegidas de las políticas que buscan marginarlas aún más.