logo

Inmigración

Deja que vengan los niños

Informe de la Migración de la USCCB sobre la Detención de Inmigrantes

El sistema de detención de inmigrantes de los Estados Unidos, que trata a los inmigrantes vulnerables detenidos como delincuentes, necesita reformas extensas, dijeron los representantes de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) y del Centro de Estudios sobre Migración (11 de mayo de 2015), cuando la USCCB publicó un informe y recomendaciones de políticas. El informe instó al Congreso ya la administración a construir un sistema que garantice el debido proceso legal, honre la dignidad humana y minimice el uso de detenciones. Las recomendaciones para cambiar el actual sistema de detención, puede encontrarse en http://www.usccb.org/about/migration-and-refugee-services/upload/unlocking-human-dignity.pdf 
 
 

 

Declaración desde los Obispos Católicos de Maryland

Obispos piden la compasión en enfrentando las necesidades de los niños inmigrantes vulnerables

Las palabras familiares de Jesús en el Evangelio de Mateo: "Todo lo que hiciste por uno de mis hermanos menores, lo hiciste por mí", nos hablan hoy con fuerza cuando somos testigos de la situación difícil de los más de 50,000 niños no acompañados que huyen a nuestro país para escapar de la violencia y la pobreza desesperante en sus patrias. Aquí en Maryland la Iglesia Católica está lista para responder al llamado de Jesús a abrazar las necesidades de estos niños y sus familias mientras ofrecemos nuestra bienvenida y ayuda.
 
 

Todos los inmigrantes son nuestras hermanas y hermanos y deben ser tratados con compasión, dignidad y respeto en nuestras interacciones personales y diarias, así como en las políticas que defendemos. Nos solidarizamos con los que vienen a los Estados Unidos –desde los menores que llegan sin estar acompañados que hacen el peligroso viaje a los Estados Unidos hasta las familias que se enfrentan a una mezcla de estatus de inmigración dentro de sus hogares. La Conferencia trabaja para apoyar a los servicios, organizaciones y legislación que ayudan a los inmigrantes a integrarse en la sociedad.

"Son personas humanas, insisto en esto, que están pidiendo solidaridad y asistencia, que necesitan acción urgente pero también y sobre todo comprensión y bondad. Dios es bueno, imitemos a Dios. Sus condiciones no nos pueden dejar indiferentes. Además como Iglesia, debemos recordar que al atender las heridas de los refugiados, los evacuados y las víctimas del tráfico humano, estamos poniendo en práctica el mandamiento de amor que Jesús nos legó al identificarse con el extranjero, con los que sufren, con todas las víctimas inocentes de la violencia y la explotación. "- El Papa Francisco, 24 de mayo de 2013