logo

El Aborto

Derecho a la Vida

El "derecho a la vida" humana tiene sus raíces en el hecho de que la ética de la vida y la justicia social están inextricablemente entrelazadas en el concepto de la dignidad humana. El papa San Juan Pablo II escribió que "una sociedad sin bases sólidas, por una parte, afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz, pero luego, por el contrario, radicalmente actúa en sentido contrario al permitir o tolerar una variedad de formas en que la vida humana es devaluada y violada, especialmente cuando es débil o marginada ". Carta Encíclica Evangelium Vitae (25 de marzo de 1995)

 

El aborto viola este derecho inherente porque termina la vida de un niño no nacido. Específicamente, Maryland tiene algunas de las tasas más altas de aborto de la nación debido al lenguaje permisivo usado en sus leyes estatales. Por ejemplo, la tasa del aborto de Maryland en 2005 fue equivalente a casi ciento y tres (103) por día, según el Instituto Alan Guttmacher. Desde entonces, el estado no ha logrado mantener datos confiables y estadísticas sobre las tasas de aborto de Maryland.

 

La Conferencia Católica de Maryland trabaja para fomentar una cultura de vida en Maryland mediante la promoción de leyes que defiendan la dignidad de la persona humana y que ayuden a las mujeres embarazadas necesitadas, mientras que trabaja por garantizar que el Estado ofrezca estándares seguros para la salud de la mujer.

 

Apoyo al Embarazo

La Conferencia Católica de Maryland trabaja para apoyar y promover políticas que afirmen la vida y que que amplíen el apoyo para mujeres que experimentan embarazos inesperados o riesgosos.

 

En conjunto con la enseñanza sobre aborto, la iglesia apoya las políticas que promuevan o den acceso a servicios que permitan que las mujeres "elijan vida" para embarazos no deseados. Tales servicios y recursos típicamente incluyen pruebas de embarazo, ecografías, detección de ITS, información precisa sobre aborto, clases para padres y/o asistencia para materiales. Muchos de los centros de embarazo pro-vida de Maryland trabajan para ofrecer estos servicios a costo reducido o sin costo alguno para mujeres embarazadas; sin embargo reciben financiamiento limitado y experimentan retos legislativos, persistentes, planteados por instalaciones de aborto, las cuales los perciben como amenaza.

 

Además de embarazos no planificados, muchos médicos ahora abrazan al aborto en demanda como un estándar de atención para embarazos de alto riesgo. A menudo, profesionistas médicos están dispuestos a recomendar el aborto como una "solución final" para los bebés en el útero "defectuosos". La Iglesia trabaja para apoyar a los padres frente a un difícil diagnóstico prenatal y la Conferencia Católica de Maryland trabaja para promover políticas que aboguen por opciones médicas y sociales que reafirmen la vida.

 

 

"Tenemos que ver a cada hijo como un regalo para ser bienvenido, querido y protegido..."- Papa Francisco