logo

Educación, Niños y Familia

El Departamento de Educación, Niños y Familias dirigida por Garrett J. O'Day, Esq., se enfoca en los temas de educación de los estudiantes de la esquela primaria y secundaria, y sobre los temas del matrimonio y la vida familiar. Además de desarrollar recomendaciones de políticas públicas sobre estos temas, el Departamento difunde materiales de antecedentes pertinentes, organiza eventos educativos y talleres, y facilita la participación de la Iglesia en agencias y programas del gobierno que afectan a la educación y la vida familiar. En el área de la educación, el Departamento promueve la legislación que apoya los derechos de los padres como los educadores primarios de sus hijos, y que aumenta el acceso para que todas las familias reciban la educación que se adapta mejor a las necesidades de los hijos. El Departamento considera los temas educativos que afectan a los estudiantes, maestros y familias de las escuelas públicas, privadas y religiosas, con un enfoque particular en los temas que afectan a la comunidad de la escuela católica. Durante los últimos años, el Departamento ha trabajado arduamente para promover el Crédito de Educación de Maryland. En el área de la vida familiar, el Departamento promueve la legislación que apoya al matrimonio tradicional y que mejora la capacidad de todas las familias para criar a sus hijos en un ambiente estable, afectuoso y seguro. El Departamento coordina con el Departamento de Justicia Social y Económica en cuestiones que afectan a las familias adoptivas y a los padres que trabajan, problemas de salud en la escuela, y otras preocupaciones relacionadas. En su discurso ante la 38ª Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Papa Francisco declaró que, "Es un hecho bien conocido que los niveles actuales de producción son suficientes, sin embargo, millones de personas siguen sufriendo y muriendo de hambre. Esto, queridos amigos, es verdaderamente escandaloso. Una forma tiene que ser encontrada para que todos puedan beneficiar de los frutos de la tierra, y no simplemente para cerrar la brecha entre los ricos y los que deben ser satisfechos con las migajas que caen de la mesa, pero sobre todo para satisfacer las demandas de la justicia, la equidad y el respeto a todos los seres humanos. “A través de la promoción de legislación, el Departamento de Justicia Social y Económica de la Conferencia Católica de Maryland trabaja para reflejar el amor de la Iglesia por estas mismas personas.